domingo, 21 de octubre de 2012

RINCONCITO DE ANDALUCIA: LA SIERRA DE CAZORLA

La mayor reserva de Jaén es la cuna de los ríos Segura y Guadalquivir.

SEGURA DE LA SIERRA NEVADO
Desde la fortaleza de Segura de la Sierra, pueblo emplazado en el oriente montañoso de Jaén, se contemplan los dominios del Parque Natural de las Sierra de Cazorla. Segura y Las Villas, las tres comarcas andaluzas que engloba esta reserva, una de las más extensas de Europa (214.300 Ha).

Conviene ascender por las calles del pueblo temprano, cuando las casas blancas y el castillo medieval lucen sus mejores tonos, a medida que sube el sol, el ajetreo del pueblo decae hasta que, a mediodía, solo se oye el sonido del agua que repica en la fuente gótica de la plaza Mayor.

HORNOS DE SEGURA 
Desde Segura de la Sierra, una carretera se desliza entre olivos con troncos retorcidos y desemboca en la comarcal JV-7011. En poco rato aparece Hornos de Segura, un pueblo que se mira en el embase del Tranco de Beas, donde unen sus aguas los ríos Segura y Guadalquivir, nacidos en esta sierra.

La casas encaladas y las calles de trazado irregular de Hornos trepan por un cerro en el corazón del mismo parque.

EL MIRADOR DEL AGUILÓN
La vida transcurre hoy mucha más plácida que en el pasado, cuando sus cuestas eran un trajín e gente con cántaros y haces de leña al hombro o a lomos de borrico.

El mirador del Aguilón, junto al Ayuntamiento, regala una amplia vista del parque: El embalse del Tranco a los pies, la aldea de La Platera al este, La Sierra de Segura al norte y la de Las Villas al Sur.

TORRE DEL VINAGRE
Hornos queda atrás al contornear el embalse por la carretera A-319 en dirección al centro de interpretación Torre del Vinagre, donde se pueden conocer las actividades que propone el parque.

El abanico es amplio, desde senderismo a rutas en todoterreno y a caballo. Las hay para observar la flora, compuesta por dos mil especies de las que una treintena son endemismos como la violeta de Cazorla, y otras centradas en avistar a los habitantes de este refugio de fauna ibérica: rapaces, la cabra montés, el zorro y el ciervo, que en otoño protagoniza la berrea; los animales que habitan en Cazorla representan el 25% de las especies peninsulares. Casas rurales y el Parador de Cazorla componen la oferta de alojamiento en la zona.



LA IRUELA
La ruta prosigue y se empina hasta el puerto de las Palomas (1290 m), coronado por un mirador desde el que se distingue el área de Las Villas. Desde allí el viaje traza un descenso de curvas hacia el pueblo de La Iruela, con su castillo templario, las calles angostas y las casa con balconadas de palos adornadas con macetas y parras.

A mediodía o por la tarde, el tapeo es un placer obligado, y en pueblos como La Iruela o Cazorla -solo separados por dos kilómetros- tienen bares que sirven especialidades como la Gachamiga, una masa frita de harina que se acompaña de pimientos secos, chorizo o morcilla.

RÍO BOROSA
Tras reponer fuerza se puede realizar una excursión muy popular en el parque: La Senda del río Borosa, de 22 kilómetros. La ruta sigue el Arroyo de Las Truchas, llega al salto de agua de los Órganos y remonta el cauce fluvial hasta su fuente, en la Laguna de Aguas Negras.




CASCADA DE LINAREJOS
Otro recorrido excelente para conocer el parque es el sendero de dos kilómetros que lleva a la cascada de Linarejos, un salto de 60 metros, que aumenta su caudal con el deshielo primaveral y las lluvias de otoño.

El arroyo provoca gran estruendo en la Cerrada de Utrero, donde se une al río Guadalquivir.









CAZORLA
El final de la ruta es Cazorla, esta villa luminosa y de reminiscencias morunas, se asienta a orillas del río homónimo y bajo la Peña de los Halcones, sobrevolada por el águila real y el buitre leonado. Perderse por sus callejones y plazas depara sorpresas sensoriales y monumentales.

Entre las primeras cabe hablar de otras delicias culinarias de esta sierra andaluza, como los talarines o andrajos, finas tortas de harina que acompañan guisos de conejo, o el ajoharina, a base de pimiento, patata, tomate y pimentón.

IGLESIA SANTA MARIA
En cuanto al patrimonio, destacan la plaza de Santa Maria, que reúne las ruinas de la iglesia que le da nombre y la fuente de las Cadenas, del siglo XVI; y junto a ella la plaza de la Merced, con su iglesia renacentista y el Ayuntamiento. Pero sin duda el vestigio más relevante de Cazorla es el castillo de La Yedra, del siglo XII, que, erigido sobre un roquedo, acoge un museo dedicado a las artes y costumbres de esta sierra de Jaén.

MAPA DE SITUACIÓN
Las cuatro etapas imprescindibles.

1. SEGURA DE LA SIERRA. Este caserío de calles empinadas tiene entre sus principales atractivos los baños árabes, la Iglesia del Collado y la Casa Natal del célebre poeta D. Jorge Manrique.


2. TORRE DEL VINAGRE. El centro interpretativo del parque informa sobre sus rutas, actividades y alojamientos. Además alberga una exposición sobre sus valores naturales.


3. LA IRUELA. Se extiende a los pies de un castillo templario del que sobresale la Torre del Homenaje. Allí se ha creado un anfiteatro donde se realizan actos culturales.


4. CAZORLA. El casco antiguo de este típico pueblo andaluz está dominado por el castillo de La Yedra, que incluye un museo etnográfico. Está rodeado de olivares.


Si os ha gustado no dudeis en otro Rinconcito de Andalucia: La Sauceda, otro paraje digno de visitar.

Fuente: Nationalgoegrafic, buscadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario