sábado, 11 de mayo de 2013

LAS SIETE PELÍCULAS QUE JAMAS VEREMOS

Los siete filmes inacabados o perdidos más famosos que no terminaron de rodarse o que están perdidas para siempre, películas que lo tenían todo para haber sido auténticas joyas pero que jamás podremos ver.

EL VIAJE DE MASTORNA (1965)
1.- EL VIAJE DE MASTORNA (1965).
El fallido intento de colaboración entre el gran Federico Fellini y el no menos grande novelista Dino Buzzati, autor de esa magnífica novela titulada, "El desierto de los tártaros" (novela en pdf).

El filme iba a ser una historia fantástica sobre un artista de variedades, Gabrielle Mastorna, que vive una serie de aventuras fabulosas.

La película tenía que arrancar de forma alucinante, con un avión aterrizando forzosamente ante la mismísima catedral de Milán.  Fellini trató de rodarlo por primera vez en los años sesenta con Marcello Mastroianni como protagonista en los 80 con Renato Pozzeto, pero en ambos casos el proyecto se trunco. Al menos podemos contentarnos con la ilustración en cómico que en los 90 Milo Manara hizo del guión. Menos es nada.


CALIXTA CARRADINE
2.- MATA-HARI (1963-?).
David Carradine era un tipo extraño, como actor se le recuerda sobre todo por su papel del "Pequeño Saltamontes" en Kung Fu, pero en su filmografia destacan también películas tan magníficas como  Forajidos de Leyenda o Esta tierra es mi tierra, donde interpretaba al cantante Woody Guthrie.

Pero el proyecto más extravagante de su carrera fue dirigir una biografía de la mítica espía Mata-Hari, protagonizada por su hija Calixta Carradine y rodada en tiempo real, es decir, conforme la chica iba creciendo. Comenzó a rodar en 1963, cuando su hija era una adolescente, siguiendo en los años setenta, ochenta y noventa, pero la película se quedó sin terminar, ya que en 2009, David Carradine apareció muerto en un hotel de Bangkog.


Sus allegados han intentado poner en orden todo el material que rodó sobre la película de Mata-Hari, pero dado que faltan partes esenciales, tales como el fusilamiento, y conscientes de que a él le habría gustado firmarlas personalmente, han preferido no terminar la película y dejarla inconclusa.


JERRY LEWIS
3.- EL DÍA EN QUE EL PAYASO LLORÓ (1970).
La película maldita de Jerry Lewis. El célebre cómico dirigió y protagonizó este drama sobre un payaso cautivo en Auschwitz que tiene la ingrata tarea de tratar de provocar la última sonrisa a los niños que van camino de las cámaras de gas.

El filme les resultó tan deprimente a los directivos de la United Artist que en su momento no lo quisieron estrenar y la cinta dormitó durante varios años en los almacenes de la productora donde se fue deteriorando de forma irreparable, hasta el punto de que hoy por hoy se considera una película irremediablemente perdida, aunque la idea argumental sirvió de base de inspiración a Roberto Benigni para realizar La vida es bella.


El trailer de La vida es bella.



FEAR AND DESIRE
4.- FEAR AND DESIRE (1953).
Damas y caballeros, la primera opera de Stanley Kubrick. Un filme bélico en blanco y negro sobre seis soldados perdidos tras las líneas enemigas, en una guerra ficticia y en un país sin especificar.

Al cineasta nunca le gustó esta película hasta el punto de que, aunque en su momento se estrenó comercialmente sin demasiado éxito  años después ordenó destruir todas las copias existentes.


Actualmente se conservan tres en el Smithsoniam Museum de Washington, pero por expreso deseo de la viuda del director, jamás se han exhibido al público, y seguirá siendo así por los siglos de los siglos quedándonos con las ganas de verla.


BOGARDE, OBERON, LAUGHTON
5.- YO CLAUDIO (1947).
Esta película lo tenía todo para ser una obra maestra, la novela de Robert Graves, dirifiga por Joseff Von Stemberg, que ya había firmado un puñado de obras maestras de la talla de El ángel azul o Marruecos, y encima un monstruo sagrado de la escena como Charles Laughton encarnando el papel de Claudio. 

Completaban el reparto Merle Oberon en el papel de Mesalina, la venerable Flora Robson como la emperatriz Agripina y el jovencísimo Dirk Bogarde como Calígula, pero los hados no fueron favorables a esta produccion ya que el mal rollo se instaló en el estudio desde el primer día de rodaje y todos se llevaban mal con todos. Tan tensa era la situación que aprovechando que el rodaje sufrió un parón debido a que Miss Oberon sufrió un accidente de tráfico que obligo a hospitalizarla, el sr. Stemberg, abandonó la filmación para no regresar jamás. 

Se barajó contratar a otro director, pero Laughton se negó en redondo, o Stemgberg o nadie y así que la película Yo Claudio murió antes de llegar a nacer.

KALEIDOSCOPE
6.- KALEIDOSCOPE (1969).
Alfred Hitchcock quedó realmente conmocionado tras ver Blow Up (1968) de Michelangelo Antonioni, escribiéndole a su amigo Luis Buñuel una carta en la que decía que los directores italianos están técnicamente muy por encima suyo.

Dicha afirmación es realmente discutible, pero él sinceramente lo creía así y por eso se embarcó en un proyecto en el que recreaba muchas de las claves estéticas de la película de Antonioni.

Kaleidoscope trataba sobre las andanzas de un sádico sexual dominado por una madre castradora y posesiva (algo muy constante en el cine de Hitchcock) y contenía por primera vez, imágenes de desnudos y violencia sexual en el cine del autor de Vértigo. Era demás, como Blow Up, una película de colores chillones y plagada de zooms, pero conforme avanzaba en su rodaje, Hitchcock se fue desencantando con el proyecto.

No se sentía cómodo y finalmente tiró la toalla y volvió a su estilo habitual, llegando solo a rodar veinte minutos de esta película que nunca ha sido exhibida al publico, aunque alguna de las ideas que formaban parte del guión de dicho filme, se utilizaron en uno de sus trabajos posteriores, Frenesí (1972) 

El trailer de Frenesí (1972)



ORSON WELLES Y JEANNE MOREAU
7.- THE DEEP (1970).
La carrera de Orson Welles está repleta de obras inacabadas como el Don Quijote, pero la mayor curiosidad es saber como habría sido esta película.

Su trama se ambientaba en alta mar, cuando un matrimonio acomodado que da la vuelta al mundo en un yate, el propio Welles y la bella Jeanne Moreau, recogen al superviviente de un naufragio, el inquietante Laurence Harvey, que acaba revelándose como un auténtico y peligroso psicópata.

Welles pretendía realizar con esta película un auténtico ejercicio de suspense en la línea de Psicosis y parece ser que llegó a filmar casi la mitad del largometraje, aunque problemas de financiación truncaron el proyecto.

En 1988, el australiano Philip Noyce, recuperó el guión y filmó la película completa con Sam Neill,  Nicole Kidman y Billy Zane en los papeles protagonistas, y la cual se llamó Calma Total.

El trailer de esta película:



Fuente: Quo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario